Noticias, entretenimiento, salud, tips, consejos, creatividad y curiosidades creado especialmente para la mujer latina millenial.

Un cura da la misa con su perra en brazos porque está enferma – Mi Libro De Ideas

Un cura da la misa con su perra en brazos porque está enferma

El sacerdote no quiso dejar a su mascota sola y no dudó en cogerla en brazos durante el oficio religioso

El Territorio Santos Modelo, conocido popularmente como TSM, es un complejo deportivo de la localidad de Torreón, en la provincia mexicana de Coahuila. Pero, además del impresionante estadio Corona en el que disputa sus partidos el Santos Laguna, también dispone de otras instalaciones, como una parroquia con capacidad para 400 personas.

Allí fue trasladado a finales de 2020 un nuevo sacerdote, el padre Gerardo Zatarain. Se trata de un religioso muy querido y al que le han encargado la tarea de encabezar esta parroquia. Sin embargo, el cura se ha hecho viral en todo México y fuera de sus fronteras, no solo por sus sermones, sino por una fotografía que circula por las redes sociales.

En esa imagen se puede ver al padre Zaratain dando un sermón desde el altar y acompañado de alguien muy especial: su perra. La situación no pasó desapercibida para los feligreses, que decidieron inmortalizar el momento y subirlo a las redes sociales, donde no ha tardado en hacerse viral después de ser compartida por la página de Defensoría Animalista.

La historia de Fray Bigotes

En ese post explican que el propio padre Zatarain explicó que “su perrita llega a buscarlo, debido a que se encuentra estresada por el cambio de parroquia al que aún no se acostumbra”. Una vez en la iglesia, el animal se acomodó en el regazo de su mejor amigo y allí se pasó un buen rato, mucho más tranquila.

No es el único perro que se ha convertido en noticia y que está relacionado con una iglesia. Hace algunos años, los miembros de la comunidad de los franciscanos de Cochabamba, en Bolivia, recibieron la visita de un perro muy especial. Había sido abandonado y no se lo pensaron dos veces y decidieron adoptarlo.

A uno de los monjes se le ocurrió vestirlo con uno de los atuendos de los religiosos y subir una fotografía a las redes sociales, donde rápidamente se hizo viral. Desde entonces se le conoce como Fray Bigotes y es un miembro más de la comunidad religiosa donde vive feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *